El auge de la pared focal

Con solo darle una mirada al pasado veremos que el diseño de interiores ha variado drásticamente en distintas épocas, casi que cada década lleva un diseño distintivo, una estética propia que nos hace arrugar la cara al mirar atrás, esa es la cosa de las tendencias, cuando pasan nos hacen arrugar la cara.

En los hogares modernos la tendencia son los espacios abiertos, que se pueda ver todo de punta a punta, espacios muy iluminados y aunque no caen en el minimalismo, si mantienen un orden marmonioso y balanceado de grandes espacios planos con adornos puntuales. Gracias a estos espacios planos, ya que no puedes tener un hogar con solo espacios planos, surgieron las paredes focales, que son exactamente como suenan, una pared donde focalizar la mirada.

La idea de una pared focal es que cuando se entra a una habitación 3 pareces sean planas, de mínima decoración mientras que una sobresale y se lleva la mirada de las personas de forma automática. Esta pared suele tener adornos, texturas, elevaciones y elementos que no están en ninguna de las otras de la habitación, se hace el centro de la habitación por muy irónico que suene. Puede bastar con ubicar un color más fuerte y vibrante que el de las otras paredes, hasta aplicar un papel tapiz que atraiga la mirada desde el punto de entrada de la habitación así como ubicarle los elementos principales de uso de la habitación como la chimenea si hablamos de la sala o el equipo de entretenimiento y el tv, todo aquello que se supone deba resaltar.