Los limites de la información

Hacked_Thumb_test_Preview-780x390Parece que la evolución tecnológica continua a pasos agigantados, pero ¿que puede hacer que se tropiece? ¿Que puede frenar los beneficios de la comunicación? Las personas podrían entrar en un estado de ansiedad con solo saber que pudiese colapsar el mundo de la informática.

De lo que ya se están ocupando son de las fuentes de alimentación por la vía de las energías renovables y garantiza que un día no hay energía eléctrica para poder comunicarnos y seguir avanzando.

Que nuestras exigencias de información y velocidad crezcan tanto que los datos se hagan tan pesados que lleguen a colapsar los medios de comunicación hacia el mundo, las relaciones entre los países también podrían poner limites al avance de la comunicación por intentar que no se filtren a sus redes.

La seguridad sigue siendo un tema muy sensible, se siguen siendo vulnerables los software y se ponen en riesgo la estabilidad de un país, de un negocio o hasta de un hogar por la actuación de los hackers en su afán de intrusión hacia la propiedad ajena.

Parece resistir una y otra vez al incesante golpe de sus propios creadores, de sus propios beneficiarios, pero si hay posibilidades de que un día ya no pueda recuperarse y llegue el fin de la informática.

Fuentes de Electricidad

Esta aseveración puede resultar irreal para la mayoría, porque la información fluye como el tiempo, como las manecillas de un reloj. Parece que nada las frena. Con el tiempo hemos aprendido que nada es seguro en este planeta.

Cualquier equipo electrónico, requiere de algún tipo de energía para su funcionamiento, aunque existen fuentes autónomas como baterías u otros, siempre requieren de un equipo que deba ser configurado. Se han fabricado cerraduras que envían información o señales si están siendo violentadas o como parte de un sistema de control de acceso a un establecimiento.

Aunque la pieza de cerrajería pueda estar en la puerta por muchos meses funcionando correctamente que sucede si a donde envía la información no funciona como debe. Hoy en día hasta la profesión de los cerrajeros depende de que la informática se efectúe como debe.

Malos desarrolladores

La informática tienen un talón de Aquiles para sus propios desarrolladores, aquellos que sus ingenios nos aportan aplicaciones muy funcionales mas creativas de las que sus usuarios mas osados pueden llegar a imaginar y son los huecos en los códigos que generan errores en los datos o fallos en la interacción de los módulos.

Cada vez se necesitan mas y mas desarrolladores de programas, aprendices que se sumen a la carreras de crear e innovar sin parar retomando los trabajos de los expertos, nadie quiere que dejen de existir nuestras principales aplicaciones de buscadores en internet, pagos en los bancos, software en nuestro equipos, ni el mas sencillo de los juegos en nuestro móvil.

¿Podría fallar algún día el mundo de la informática?

Sí, ha fallado y sigue fallando sin que muchas personas lo puedan notar, solo se pone a análisis si mantendrá su rapidez para recuperarse de los ataques como hasta ahora. La dependencia y la comodidad en la estamos sumidos por ellos, no deja de inquietar si dejase de funcionar.